El Instituto de Ecología A.C. y todos los integrantes del la comunidad INECOL, lamentamos el sensible fallecimiento de nuestro compañero

Dr. Pedro Reyes Castillo

Investigador, ex-Director del INECOL y editor de Acta Zoológica Mexicana

Nos unimos a la pena que embarga a sus familiares y amigos por esta irreparable pérdida.

Descanse en paz,

Xalapa, Ver. 20 de marzo de 2018

 

Hoy se desvaneció una parte de la esencia del Instituto de Ecología. Pedro fue el instituto mismo, su visión y espíritu nos demostró la bondad del trabajo conjunto, su sentido del humor la daba alegría a los buenos y no tan buenos momentos que tuvimos la suerte de compartir con él. Nos mostró que los valores de un buen científico siempre son acordes con las posibilidades de cada uno de sus compañeros y la bondad de hacer de cada colaborador un amigo. Así unió voluntades y esfuerzos para emprender grandes empresas científicas.  Apasionado por la historia tuvo una idea muy clara de México de sus posibilidades, necesidades actuales y de quiénes son los verdaderos destinatarios del conocimiento de la naturaleza, el Instituto de Ecología de Pedro Reyes.  Te aseguro que seguiremos batallando por seguir esa senda y recordarte en cada logro, en cada reunión académica donde compartamos las risas y alegría de seguir buscando y descubriendo todos juntos.  

Sergio Guevara

 

Pedro Reyes fue un gran hombre, genuino, sencillo, alegre y generoso, además de notable taxónomo. Tuve la suerte de compartir con él expediciones de campo, reuniones sociales y trabajo editorial. En todo, gratificante su compañía, conversación, consejo y experiencia. No te olvidaremos Pedro.

Vinicio Sosa

Nuestro entrañable Pedro, un garbanzo de a libra en el sentido humano y académico. Tuve la fortuna de convivir con él en varias circunstancias de mi vida académica y extraacadémica y no recuerdo ningún instante en que él no estuviera alegre y viviendo intensamente el momento efímero del presente, pero condimentado de una riqueza extrafina que nos dejaba como experiencia la sabiduría de cómo se debe gozar y saborear de esta vida heredada y prestada, la cual estamos a años luz de comprender. Ciertamente, vamos a extrañar mucho a Pedro. Envío mi más profundo pésame y un abrazo fraternal a su entrañable familia.
Estando en su casa siempre me sentí en un remanso de paz y verdadera amistad, alejado de todo el bullicio académico. 
Héctor Gadsen
Descansa en paz querido Pedro, gran amigo y maestro, todo un pilar de la ciencia y pionero especialista en los Pasálidos.
Abrazo y condolencias a toda la familia ante tan triste pérdida.
 Víctor
Los que tuvimos el gusto y el placer de tratarlo, nos dimos cuenta de su calidad como persona, de su amabilidad y desde luego de su generosidad.
Personalmente me siento en deuda con él pues de alguna manera mi ingreso al Inecol estuvo ligado a su persona.
Fundador, ex director, investigador y amigo... te recordaremos siempre
Gerardo Mata
Hoy es un día muy triste para muchos de nosotros que fuimos estudiantes, colegas, amigos o compañeros de Pedro Reyes. Hoy dejó de estar con nosotros un magnífico ser humano, un biólogo nato, un ser curioso y gentil sin parangón y un gran, gran amigoCuando lo conocí como estudiante del Instituto, allá por el año de 1981, la primera impresión que tuve de él fue la de un señor un poco hosco y de pocas palabras. En otras palabras, no tenía la menor idea de quién era Pedro Reyes.
Con el paso de los años lo fui conociendo mucho más, y descubrí el maravilloso ser humano que era Pedro. Dejando de lado sus contribuciones a la entomología y a la zoología en general (muchas y muy importantes), lo que era admirable de Pedro era su gran generosidad, su juventud perenne, su curiosidad y su afilado sentido de la observación.
Platicar con él era un deleite; escuchar todas las vivencias que había experimentado a lo largo de su vida, su conocimiento del México rural, su gran empatía con la gente del campo (y sus costumbres) y sobre todo su candidez en apreciar los placeres sencillos de la vida era fabuloso y altamente enriquecedor. Además siempre tenía la sonrisa a flor de labios.
Pedro se nos fue, y estoy seguro estoy que lo hizo sin remordimientos, sin odios y sin rencores. Vivió la vida como hombre de su tiempo, y nunca rehuyó los retos ni las obligaciones. A la vida le exprimió todo lo que vale la pena y nunca dejó de salir al campo, ni de viajar, ni de aprender. Todos los que estuvimos cerca de él lo llegamos a querer mucho;  no podía ser de otro modo.
Si pudiera resumir lo que Pedro significó para mí a lo largo de estos años lo haría en estas dos palabras:  Generoso…siempre.
Carlos Fragoso
Una gran pérdida no solo para el Instituto de Ecología sino también para la Ciencia en México. El Dr. Pedro Reyes Castillo, nuestro querido amigo Pedro, fue una bella persona, de corazón noble, siempre amable y alegre.  Admirable por su sencillez, por su vasta cultura y excelso conocimiento científico, autoridad mundial en su grupo de estudio, los pasálidos. Ha sido un honor conocerlo y convivir gratos momentos.
Descansa en Paz maestro “Piter”, te extrañaremos y recordaremos siempre con mucho cariño.
Gabriela Heredia